lunes, 29 de julio de 2013

¿Qué es el Trastorno de Pánico/Agorafobia?


“Estaba tan tranquilo viendo la televisión, sentado en mi sillón favorito. Había sido un día agotador, pero por fin estaba en casa. De repente, noté que mi corazón daba un golpe en mi pecho, y todo volvió a empezar, las palpitaciones, mi cabeza daba vueltas, sentía que me desmayaba y no podía hacer nada, y lo peor, la sensación de ahogo, me asfixiaba. En unos segundos, me sentí morir, era un infarto, estaba seguro. Llamé a mi mujer y le pedí que me llevara al hospital. Me llevó de inmediato a urgencias y, de nuevo, la misma historia:  ´es una crisis de ansiedad, no ocurre le ocurre nada malo´.

Cotidianamente nuestros días están plagados de ansiedad, aunque en ciertas situaciones se tornan insoportables.

Algunas personas, cuando llevan mucho tiempo sometidas a un fuerte estrés pueden presentar diferentes modos de desregulación emocional como los trastornos de ansiedad entre los que se encuentra el trastorno de pánico. 

Los ataques de pánico son brotes de ansiedad que se presentan de forma abrupta y repentina sin razón aparente. Las personas afectadas presentan síntomas físicos como taquicardia, dificultad para respirar, hiperventilación, temblores y mareos además de miedo a la pérdida de control y en ciertos casos sensación de irrealidad y miedo a volverse locos. Los ataques de pánico pueden ocurrir en cualquier momento y lugar. 

Luego de varias crisis la persona desarrolla lo que se llama miedo al miedo y comienza la "agorafobia", es decir el miedo a no poder salir de un lugar en caso de que le ocurra un ataque de pánico. De esta manera evita lugares cerrados y situaciones donde haya mucha gente como shoppings, recitales, cines, entre otros. El miedo a quedarse solo está presente en toda circunstancia y en ciertos casos les cuesta salir de sus casas.

Desde la teoría psicológica cognitiva se entiende el ataque de pánico como una interpretación catastrófica de ciertas sensaciones corporales que aparecen ante signos de ansiedad (palpitaciones, sudores, falta de aliento, etc.)

Estas sensaciones son percibidas como si fueran mucho más peligrosas de lo que realmente son, como por ejemplo se tiende a pensar que la elevada frecuencia cardiaca va a producir un infarto que causara su muerte o que la falta de aliento lo llevara a la asfixia.

Las causas exactas de los trastornos de pánico se desconocen. Aun así, se han hecho grandes avances respecto a las variables más propensas a producirlo. El estrés ante una situación traumática junto con la los factores genéticos y mecanismos hereditarios influyen notoriamente ante la aparición de esta condición.

Los tratamientos son variados. El tratamiento psicofarmacológico y las terapias cognitivas-conductuales son las herramientas más utilizadas y  más eficaces.

La terapia psicológica cognitiva-conductual tiene diferentes fases a seguir. Como primera medida se pretende evaluar y realizar un diagnóstico de los malestares del paciente. El tratamiento en sí mismo está compuesto de diferentes técnicas. Una de estas corresponde a lo que se llama psicoeducación. Pretende brindar conocimientos al paciente para que entienda el problema y conozca que le pasa a su cuerpo en estas circunstancias y que no es un fenómeno de "locura" ni un síntoma físico que lo acerca a la muerte.

Por otro lado se encuentra la técnica de restructuración cognitiva que consiste en cuestionar la veracidad de los propios pensamientos y reinterpretar los signos de ansiedad llevándolos a un plano objetivo, es decir se trata de evitar interpretarlos de forma catastrófica Por otro lado, las técnicas de relajación son vitales ante estas situaciones.

El objetivo de la terapia es mejorar la calidad de vida, busca que el paciente se sienta mejor, esto no significa necesariamente la eliminación total del problema. Las personas pueden seguir sintiendo ansiedad pero conocerán técnicas para manejarla sin llegar a situaciones extremas y desesperantes. De esta manera tendrán la oportunidad de aprender de los errores, premiarse por los aciertos y afrontar más hábilmente futuros retos.

www.amindterapia.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario