domingo, 28 de diciembre de 2014

Curan los libros de autoayuda?

¿Cura un libro?
En primer lugar, necesitamos acotar la pregunta. Preguntar “¿curan los libros de autoayuda?” es similar a preguntar “¿cura hablar con otra persona?”, en tanto la respuesta será la misma: depende. Si uno está deprimido, quizá encuentre que no es lo mismo hablar con un terapeuta que con un odontólogo, aún cuando ambos pertenezcan al género humano (cosa que dudo de mi propio odontólogo). Y es que no todos los libros de autoayuda son iguales; lo que se suele denominar “autoayuda” es un género, y no es muy inteligente emitir juicios globales acerca de todo un género literario.
Borges decía que un poeta debe ser juzgado por lo mejor que ha escrito, y siguiendo esa admonición, vamos a observar lo mejor que el género “autoayuda” tiene para ofrecer. Hay libros de autoayuda psicológicos que relatan experiencias de vida; otros que comunican la revelación de su autor; otros parecieran estar escritos en un estado de severa intoxicación alcohólica.
No es muy inteligente emitir juicios globales acerca de todo un género literario
Pero hay otros que han sido escritos por profesionales de salud mental, basados en teorías sólidas, libros cuya utilidad ha sido investigada. En psicología se denomina “biblioterapia” a los tratamientos cuyo principal vehículo consiste en leer un determinado libro o manual de autoayuda. A veces se denomina a estos abordajes“intervenciones autoadministradas”.
Las investigaciones en biblioterapia se suelen realizar reclutando pacientes con una sintomatología específica – ansiedad y depresión, por ejemplo -, a los cuales se les asigna un libro para leer y aplicar durante un período de tiempo; antes y después de trabajar con el libro se toman determinados tests psicológicos, se mide la adherencia al tratamiento (es decir, qué tanto el libro fue leído y aplicado), y en algunos casos se compara esos resultados con grupos control, o incluso con los resultados obtenidos por una psicoterapia cara a cara. También por lo general una vez terminado el período del estudio (alrededor de 3 meses), se realiza un seguimiento después de algunos meses o años.
Los datos
Los resultados de las investigaciones varían. Después de todo, lo que se denomina autoayuda tiene numerosas variables: tipo de sintomatología y gravedad, por ejemplo. Algunos tratamientos se realizan con un contacto terapéutico esporádico (por ejemplo, un psicólogo chequeando el progreso una vez por mes), mientras que otros utilizan exclusivamente el material sin contacto con un profesional. Finalmente, varía el formato: algunos materiales son puramente impresos, otros incluyen recursos multimedia como audio y video. Por eso lo que vamos a revisar son meta-análisis, es decir, investigaciones que se realizan analizando los resultados de varias otras investigaciones, de manera de darle sentido a una gran cantidad de datos. Veamos:
Un meta-análisis de Hirai & Clum (2006), en el cual se analizaron 33 estudios que testearon intervenciones de autoayuda para ansiedad encontró que las intervenciones fueron “moderadamente efectivas” para ansiedad cuando se compararon con grupos control, y este efecto parece sostenerse tanto a corto plazo (1-4 meses), como a largo plazo (más de 6 meses). En este mismo meta-análisis, si bien la terapia cara a cara resultó en general más efectiva, para ciertos trastornos –trastorno de pánico, por ejemplo- no hubo diferencia en eficacia entre las intervenciones de autoayuda y la terapia cara a cara.
El contacto con el terapeuta mejora los resultados de la biblioterapia
Cuijpers (1997), analizó 7 estudios sobre biblioterapia en depresión unipolar –sus resultados sugirieron que la biblioterapia no es menos efectiva que el tratamiento cara a cara, si bien dado el reducido número de estudios este enunciado es tomado con cautela.
Marrs (1995), por otro lado, encontró que las intervenciones de autoayuda resultaron más útiles en ciertos problemas (asertividades, disfunciones sexuales, ansiedad), que en otros (obesidad, control de impulsos y dificultades en el estudio –me pregunto por qué sería menos eficaz una intervención que consiste en leer un libro cuando el problema consiste en dificultades para estudiar…). También sugiere que el contacto con el terapeuta mejora los resultados de la biblioterapia en algunos casos (problemas de ansiedad y tratamientos para pérdida de peso), pero no es necesariamente así en todos los casos.
Menchola y colaboradores (2007), en uno de los meta-análisis más recientes, incluyeron sólo investigaciones que utilizaron contacto mínimo con terapeutas (es decir, la mayor parte de la intervención consistió en trabajar sobre los materiales de autoayuda), y sus resultados sugieren que, si bien las intervenciones de autoayuda son mejores que no recibir tratamiento, sus resultados son inferiores a los de la terapia cara a cara.
La paja del trigo
La cantidad de meta-análisis sobre las intervenciones de autoayuda es grande; la cantidad de investigaciones que utilizan intervenciones de autoayuda es aún mayor. Revisarlas todas va más allá del alcance de este artículo, pero podemos arriesgar algunas conclusiones generales con cierta cautela: para algunos problemas, las intervenciones de autoayuda son mejores que nada; en algunos casos las intervenciones de autoayuda bien diseñadas pueden ser tan efectivas como un tratamiento cara a cara.
Las intervenciones de autoayuda no son una panacea ni mucho menos, pero pueden ser útiles en algunos casos.
El problema está en encontrar la aguja en el pajar. Los libros de autoayuda suelen enojar a los psicólogos, y con razón: en su gran mayoría son basura. Pero es fácil olvidar un par de cosas: en primer lugar, un libro es barato comparado con un tratamiento. En segundo lugar –y esto quizá resulte difícil de entender para los psicólogos de ciudades densamente pobladas-, no siempre es fácil acceder a un psicólogo. Argentina, por ejemplo, tiene el índice de psicólogos per cápita más alto del mundo –pero esto sólo es cierto en Buenos Aires; en algunos lugares del resto del país, conseguir un psicólogo es punto menos que imposible por un motivo muy simple: no hay.
Los libros de autoayuda suelen enojar a los psicólogos, y con razón: en su gran mayoría son basura
Muchas veces, los libros de autoayuda buenos han surgido como una forma de dar respuesta a estas situaciones. Por ejemplo, “Sal de tu mente, entra en tu vida” de Hayes y Smith comenzó como una serie de cuadernillos para presos en Estados Unidos, una población enorme de personas que no pueden acceder a ningún tipo de ayuda psicológica. 
Yo mismo crecí en un lugar en donde había una psicóloga para 5000 habitantes, y la situación no era mejor en las poblaciones cercanas (la situación mejoró mucho: la última vez que pregunté habían 2 psicólogas). Aún hoy, cuando voy de visita, me suele pasar que alguien me hace una consulta sobre un problema psicológico y las sugerencias que puedo hacer son muy limitadas porque no hay suficientes opciones de tratamiento. Es entonces cuando la posibilidad de ofrecer un material que ayude, aún cuando no reemplace una terapia, se vuelve crucial.
La pregunta pica en un lugar difícil de rascar: ¿cómo ayudamos a las personas que por motivos económicos o geográficos no pueden acceder a una terapia cara a cara? O quizá la pregunta que pica es esta: ¿intentamos ayudarlos o no?
La cuestión entonces quizá pase no tanto por rechazar todo libro de autoayuda, sino más bien, por discriminar mejor: 
¿qué libros funcionan, en qué medida, para qué pacientes y con qué problemas? 
Es provocador pensar que mientras los medicamentos que se proponen para problemas psicológicos tienen que demostrar empíricamente su eficacia para dichos problemas con ensayos controlados aleatorios, este requisito no suele aplicarse a los tratamientos psicológicos ni a los libros que se ofrecen para solucionar problemas psicológicos.
Quizá la mejor respuesta que podamos dar a estas situaciones no pase por condenar en masa todo lo que se denomine “autoayuda”, sino en separar la paja del trigo, prestar más atención y asegurarnos de ofrecer materiales que ayuden para lo que dicen ayudar.
Como cierre
La búsqueda de libros de autoayuda útiles no es fácil. Como dijimos antes, no son una panacea, pero pueden servir en algunos casos aislados. Hay algunos libros, tales como “Sentirse bien”, de David Burns, o “Sal de tu mente, entra en tu vida” de Hayes y Smith, para citar un par de ejemplos, que tienen investigaciones que los respaldan como útiles para ciertos problemas psicológicos; pero sin duda la mayor dificultad en este terreno está en separar los libros de autoayuda dañinos de los libros de autoayuda armados a conciencia.
La búsqueda de libros de autoayuda útiles no es fácil
Como decíamos en la sección anterior, no hay regulaciones ni garantías, por lo que hay que usar cierto criterio al buscar. 
Estas son algunas pautas que si bien no garantizan nada, pueden ayudar a separar la paja del trigo (en parte se las robamos a Arkowitz y Lilienfeld):
·         -Revisen las credenciales del autor. Haber aparecido en un programa de televisión no convierte a nadie en experto, y en general es preferible si el libro está escrito por un profesional de la salud mental debidamente acreditado. Investiguen si el autor ha realizado investigación, suele ser una buena señal.

      - Fíjense en las últimas páginas del libro, ¿cita investigaciones o bibliografía de referencia? Suele ser una buena señal si lo hace.

·     -Revisen la orientación teórica del libro e intenten averiguar en qué se basan las afirmaciones y el abordaje que se propone; si bien no esto no es excluyente, la mayoría de los libros de autoayuda que han demostrado alguna utilidad pertenecen a las denominadas terapias cognitivo-conductuales

      -En general, es preferible que el libro tenga una orientación teórica reconocida y utilice principios psicológicos con evidencia empírica.

       -Escapen a los libros que ofrecen soluciones universales, globales y definitivas. Los libros que han funcionado usualmente se enfocan sobre problemas concretos, con sugerencias acotadas.

Todo esto, por supuesto, es meramente orientativo, ninguna de estas pautas asegura que el libro sea útil (como tampoco su ausencia asegura que sea inútil).
Y por favor, recuerden esto: los libros son sólo un soporte, no son útiles en todos los casos ni para todos los problemas. Si van a usarlos, háganlo con un grano de sal. Si el problema psicológico es serio, si las dificultades vitales son significativas, si hay ideación suicida, si hay conductas que ponen en riesgo la vida o integridad física, si mientras están con el libro las cosas empeoran o no parecen funcionar:busquen terapia con un profesional.
Referencias
Cuijpers, P. (1997). Bibliotherapy in unipolar depression: a meta-analysis. Journal of Behavior Therapy and Experimental …, 7916(2), 139–147.
Hirai, M., & Clum, G. A. (2006). A meta-analytic study of self-help interventions for anxiety problems. Behavior Therapy, 37(2), 99–111.
Marrs, R. (1995). A meta-analysis of bibliotherapy studies. American Journal of Community Psychology, 23(6), 843–870.

Menchola, M., Arkowitz, H. S., & Burke, B. L. (2007). Efficacy of self-administered treatments for depression and anxiety. Professional Psychology: Research and Practice, 38(4), 421–429.

sábado, 27 de diciembre de 2014

La ansiedad es la anticipación de amenazas

Definición de la semana: Ansiedad

El miedo es la respuesta emocional a una inminente amenaza real o percibida, por otro lado, la ansiedad es la anticipación de futuras amenazas. Obviamente éstos se superponen, pero también se diferencian ya que el miedo se relaciona más con grandes tensiones de excitación automática necesarias para la respuesta de lucha-huida, pensamientos de peligro inmediato y conductas de escape; en cambio, la ansiedad de asocia más comúnmente con tensión muscular y vigilancia en preparación para futuros peligros y conductas de cautelo o evitación. A veces el nivel de miedo o ansiedad es reducido por conductas de evitación generalizada.

La ansiedad es la anticipación de futuras amenazas

Los ataques de pánico ocupan un lugar destacado dentro de los trastornos de ansiedad como un tipo particular de respuesta de miedo. Sin embargo, ellos no se limitan a los trastornos de ansiedad si no que pueden presentarse en otros trastornos mentales también.

Los trastornos de ansiedad se diferencian entre sí por el tipo de objetos o situaciones que inducen el miedo y la ideación cognitiva asociada. Así, si bien los trastornos de ansiedad tienden a presentar alta comorbilidad entre sí, pueden ser diferenciados por la examinación cuidadosa de los tipos de situaciones temidas o evitadas y el contenido de los pensamientos o creencias asociados.

Los trastornos de ansiedad se diferencian, a su vez, del miedo o la ansiedad normativos del desarrollo porque son excesivos o persisten más allá de los periodos apropiados del desarrollo.

Se diferencian también del miedo o ansiedad transitorios, que generalmente son inducidos por estrés, por ser persistentes (por ejemplo, que duren 6 meses o más), aunque el criterio de duración tiene la intención de ser una guía general con cierto nivel de flexibilidad y es a veces más corto en niños (como en el Trastorno de Ansiedad por Separación y Mutismo Selectivo).

Dado que los individuos con trastornos de ansiedad tienden a sobrestimar el peligro en las situaciones que temen o evitan, la determinación primaria de si el miedo o ansiedad son excesivos o desproporcionados es hecha por el clínico, tomando en cuenta factores contextuales o culturales. 

Muchos de los trastornos mentales se desarrollan en la niñez y tienden a persistir si no son tratados. 

La mayoría ocurren más frecuentemente en mujeres que en hombres. Todos los trastornos de ansiedad son diagnosticados solo cuando los síntomas no son atribuibles a los efectos fisiológicos de una sustancia/medicación o a otra condición médica o no se explican mejor por otro trastorno mental.

Los trastornos de ansiedad se diferencian entre sí por el tipo de objetos o situaciones

Entre los Trastornos de Ansiedad mencionados en el DSM V, podemos encontrar a los siguientes:

Trastorno de Ansiedad por Separación (miedo excesivo e inapropiado por separarse de personas a las que el individuo está apegado).

Mutismo selectivo (falla para hablar en situaciones sociales específicas en las que se espera que se hable, a pesar de ser capaz de hablar en otras situaciones).
Fobia específica (marcada ansiedad o miedo relacionado a un objeto específico): como por ejemplo, de tipo animal (arañas, insectos, perros); de tipo ambiente natural (tormentas, alturas); de tipo inyección/sangre/ lesión (agujas, procedimientos médicos invasivos); de tipo situacional (aviones, ascensores); otros (situaciones que puedan terminar en vómitos o atragantamiento).

Trastorno de Ansiedad Social (miedo o ansiedad marcados relacionados a una o más situaciones sociales en las que el individuo está expuesto al escrutinio social).
Trastorno de Pánico (aumento repentino o intenso del miedo o malestar intenso que alcanza su pico en unos minutos; algunos síntomas son: palpitaciones, sudor, temblor, dolor en el pecho, sensación de ahogarse, nauseas, mareos, miedo a morir, miedo a perder el control o volverse loco, etc.)

Agorafobia (marcado miedo o ansiedad sobre dos o más de las siguientes situaciones: usar transporte público, estar en espacios abiertos/cerrados, pararse en una fila o estar entre una multitud, estar solo fuera de casa).


Trastorno de ansiedad generalizada (ansiedad y preocupación excesivas (expectación aprensiva) la mayoría de los días por al menos 6 meses, sobre una serie de acontecimientos o actividades (como el rendimiento en el trabajo o la escuela).
Trastorno de ansiedad inducidos por sustancias/medicamentos.

Trastorno de ansiedad debido a otra condición médica.

Trastornos de Ansiedad Especificados/no Especificados: En estos apartados se encuentran los trastornos que a pesar de causar gran malestar en varias áreas de la vida de la persona no llegan a cumplir con todos los criterios de los trastornos de ansiedad mencionados. La etiqueta Especificados o no Especificados se debe simplemente a la decisión del clínico de especificar o no la razón específica por la cual no se cumple con los criterios para ningún trastorno específico.

Artículo relacionados con la ansiedad que te podrían interesar: Qué es la agorafobia (Infografia), Terapia de Exposición 3.0,  ¿Por qué la ansiedad se vuelve patológica?, Trastorno de Ansiedad Generalizada: Una guía para profesionales, 6 ejercicios de respiración para relajarse y disminuir la ansiedad.


Fuente: American Psychiatric Association (2013). Diagnostic and statistical manual of mental disorders (5th ed.). Washington, DC

domingo, 7 de diciembre de 2014

Las intervenciones con evidencia y la terapia por internet

TRATAMIENTOS BASADOS EN EL ORDENADOR Y EN INTERNET:

Revisión para evaluar la efectividad de terapia cognitivo-conductual basada en el ordenador o en internet (TCI) en adultos con trastornos de ansiedad.

Se incluyeron todos los ensayos aleatorizados controlados que estudiaban TCI (19 ensayos, 1170 participantes). 

La mayoría de los tratamiento incluían psicoeducación y componentes cognitivos (reestructuración y debate) y conductuales (respiración, relajación, exposición y establecimiento de objetivos). 

El número de sesiones varió de 4 a 8. Las condiciones control eran lista de espera, TCC, o atención placebo. Los trastornos estudiados fueron trastorno de ansiedad generalizada, trastorno por estrés post-traumático, trastorno de pánico, fobias específicas, fobia social, y estrés. La calidad general de los ensayos incluidos fue baja.

La TCI estaba asociada a significativamente menos síntomas en todos los ámbitos, en comparación con lista de espera, y atención placebo. Se observaron efectos de moderados a grandes en ansiedad, depresión, malestar general, pensamiento disfuncional, funcionamiento y calidad de vida en comparación con lista de espera, y atención placebo. 

En comparación con TCC, sólo se observó un efecto mayor de la TCI en las medidas de depresión; en el resto de las medidas, las dos terapias fueron igual de eficaces.

En conclusión, la TCC basada en ordenador o internet resulta superior a la lista de espera o atención placebo, y similar a la TCC administrada por terapeuta, en los trastornos de ansiedad en adultos.

Referencia: Reger M A, Gahm G A. A meta-analysis of the effects of Internet- and computer-based cognitive-behavioral treatments for anxiety. Journal of Clinical Psychology 2009; 65(1): 53-75. En DARE, 2009.

Revisión para evaluar el impacto de la psicoterapia asistida por ordenador en los síntomas de ansiedad, el trabajo o el funcionamiento social, en personas con trastornos de ansiedad.

Se incluyeron los ensayos aleatorizados controlados que comparaban psicoterapia asistida por ordenador con psicoterapia cara a cara en adultos con trastornos de ansiedad (23 ensayos, 1468 participantes). 

Se incluyeron terapias administradas a través de internet, o con apoyo de realidad virtual, en adultos con trastorno de pánico, agorafobia, fobia social, fobias específicas, trastorno por estrés post-traumático y trastorno obsesivo-compulsivo. 

El número de sesiones varió de 1 a 10. Las condiciones control fueron terapia cara a cara, que incluía terapia cognitivo conductual o conductual y relajación, lista de espera, libro, información, y autocontrol.

En comparación con las condiciones control, la psicoterapia asistida por ordenador tuvo un efecto elevado sobre la ansiedad, y efectos de pequeños a moderados sobre la calidad de vida, y depresión. 

En comparación con la psicoterapia cara a cara, no se encontraron diferencias significativas, y la tasa de abandono fue similar en ambas terapias.

La psicoterapia asistida por ordenador es un tratamiento efectivo para la ansiedad si la comparamos con condiciones control como lista de espera, o proporcionar información escrita; pero resulta igual de efectiva que la psicoterapia cara a cara.

Referencia: Cuijpers P, Marks IM, van Straten A, Cavanagh K, Gega L, Andersson G. Computer-aided psychotherapy for anxiety disorders: a meta-analytic review. Cognitive Behaviour Therapy 2009; 38(2): 66-82. En DARE, 2010.

La terapia cognitivo conductual computerizada (TCCC) podría mejorar la ansiedad y la depresión.

274 pacientes diagnosticados de depresión o ansiedad fueron aleatorizados a un grupo de TCCC o bien a un grupo de cuidados convencionales. Se llevó a cabo un seguimiento de seis meses en el que se comprobó que la TCCC estaba asociada a una mejora diferencial de los síntomas depresivos y de ansiedad.

Referencia: Br J Psychiatry 2004 Jul;185:46.

Meta-análisis evalúa la aceptación y la eficacia de la terapia cognitivo-conductual (TCC) computarizada en los trastornos de ansiedad y depresivos.

Fueron incluidos 22 ECAs (n = 1.746 participantes, rango de 23 a 297).

El tamaño total del efecto promedio (g Hedge) indica la superioridad de la TCC computarizada sobre el grupo control en los cuatro trastornos (g = 0,88, IC 95%: 0,76 a 0,99, NNT 2,15; 22 ECAs). 

Se encontraron resultados similares para la depresión mayor (g = 0,78, IC 95%: 0,59 a 0,96; seis ECAs), la fobia social (g = 0,92, IC 95%: 0,74 a 1,09; ocho ECAs), trastorno de pánico (g = 0,83, IC del 95% : 0,45 a 1,21; seis ECAs) y trastorno de ansiedad generalizada (g = 1,11, IC 95%: 0,76 a 1,47; dos ECAs).

La adhesión general fue informada como buena: una media de 80% (rango 48% a 100%, 22 ECA). Una media del 86% (rango 70% a 100%, 10 ECA) de los pacientes informaron de que estaban satisfechos o muy satisfechos.

La TCC computarizada y la TCC tradicional cara a cara resultaron ser igualmente beneficiosas (cinco ECAs).


Referencia: Andrews G, Cuijpers P, Craske MG, McEvoy P, Titov N. Computer therapy for the anxiety and depressive disorders is effective, acceptable and practical health care: a meta-analysis. PLoS ONE 2010; 5(10):e13196. En DARE 2011.

Discución

¿En qué lugar se encuentra la TCC por internet entre los tratamientos basados en la evidencia para la ansiedad en atención primaria en Suecia o Inglaterra?


Prioridades clave para la implementación de un tratamiento para la ansiedad

Manejo general:

Debería realizarse una toma de decisiones conjunta entre la persona a tratar y los profesionales sanitarios tanto durante el proceso de diagnóstico como durante todas las fases del tratamiento.

Los pacientes, y si es apropiado, los familiares y los cuidadores, deberían disponer de información sobre :

-la naturaleza, 

-curso y 

-tratamiento del trastorno de pánico o de ansiedad generalizada, 

-incluyendo información sobre el uso y los posibles efectos secundarios de la medicación.

Debería informarse tanto pacientes como a familiares y cuidadores acerca de 

-los grupos de auto-ayuda y los grupos de apoyo, además de animarlos a participar en dichos programas cuando sea apropiado.

Todos aquellos pacientes que estén tomando antidepresivos, deberían ser informados acerca de que, aunque la medicación no esté asociada con la tolerancia o el deseo intenso de consumirla (craving), pueden aparecer síntomas de abstinencia si no se toman algunas dosis o, en ocasiones, durante la reducción de dosis de la medicación. 

Normalmente, estos síntomas son leves y discapacitantes, pero ocasionalmente pueden ser severos, especialmente si se interrumpe la medicación bruscamente.

Paso 1. Reconocimiento y diagnóstico del trastorno de pánico y del trastorno de ansiedad generalizada:

El proceso diagnóstico debería obtener información relevante como la historia personal, cualquier tipo de auto-medicación, y características culturales o individuales que puedan ser importantes para una futura asistencia.

Paso 2. Ofrecer tratamiento en atención primaria:

El uso de los servicios de atención primaria proporciona grandes ventajas (por ejemplo, tasas más bajas de abandono). Además, los pacientes suelen preferir estos servicios.
El tratamiento de elección debería estar disponible de inmediato.

Trastorno de pánico.

Las benzodiacepinas están relacionadas con peores resultados a largo plazo y no deberían recetarse para el tratamiento de personas con trastorno de pánico.

Debería ofrecerse a los pacientes cualesquiera de los siguientes tipos de intervención, y posteriormente tomar en cuenta las preferencias del paciente. 

Las intervenciones con evidencia de una eficacia más prolongada, en orden descendente, son: 

a) terapia psicológica (terapia cognitivo conductual); 

b) terapia farmacológica (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (IRSS) autorizados para el trastorno de pánico; o si esto no es apropiado o hay mejora, puede considerarse el uso de imipramina o clomipramina): 

c) Tratamiento cognitivo conductual basado en internet, o auto-ayuda (biblioterapia- el uso de material escrito para ayudar a las personas a comprender sus problemas psicológicos y aprender formas de superarlos modificando su conducta – basado en los principios de la terapia cognitivo conductual).

NUESTROS SERVICIOS A PSICÓLOGOS Y ORGANIZACIONES DE SALUD

SUSCRÍBETE

GRACIAS POR CONFIAR EN NOSOTROS. 

Estados Unidos, Europa, Latino América. Amind terapia internet, está presente en 3 continentes gracias a profesionales de la salud mental que han confiado en nuestra solución para beneficiarse de la psicoterapia asistida por ordenador.

POR QUÉ Amind?

La tecnología de la terapia asistida por ordenador se ha usado más de 20 años en investigación científica validando su efectividad. Sin embargo, la tecnología era demasiado cara, hasta ahora y no existía en español. Amind es la primera solución que permite a cualquier terapeuta adquirir esta tecnología para usarla en su consulta o terapia online.

Amind consite en una aplicación web que estructura el contenido y la administración  de 8 sesiones de terapia cognitivo conductual. El programa ayuda adoptar caminos según las respuestas del paciente.

La evolución en la consulta psicológo

El complemento perfecto para tus terapias

Puedes trabajar con pacientes de cualquier parte del mundo

Los pacientes lo prefieren

Diferénciate de tus competidores

Plataforma en la nube

Personaliza los parámetros de tratamiento  acorde a las necesidades del paciente

Puedes ver lo que hace el paciente y monitorizar remotamente a través de gráficos

Control del histórico de sesiones

Gestiona tus pacientes y tu agenda

Y si aún no formas parte de nuestro equipo de "Pioneros" aún estás a tiempo de beneficiarte de esta oferta. 



SUSCRÍBETE

viernes, 28 de noviembre de 2014

LA TERAPIA COGNITIVO-CONDUCTUAL ES MÁS EFICAZ Y EFICIENTE QUE LOS FÁRMACOS PARA EL TRATAMIENTO DE LA ANSIEDAD Y DEPRESIÓN

Tal y como recogen diversos medios estos días, los problemas de ansiedad y depresión constituyen uno de los principales motivos de consulta en Atención Primaria. La situación actual de crisis económica ha agravado notablemente la prevalencia de estos trastornos, de tal manera que los expertos advierten que en el 2020 constituirán la primera causa de discapacidad en el mundo.

Recientemente, en el marco de un congreso nacional sobre ansiedad y trastornos comórbidos, profesionales de la medicina han reconocido que los tratamientos farmacológicos actuales resultan insatisfactorios en estos casos, ya que sólo son efectivos en la mitad de los pacientes y su administración no elimina cierta patología residual que se mantiene en el tiempo.


En contrapartida, y si tenemos en consideración la evidencia científica de los últimos años, la terapia psicológica y, específicamente, la terapia cognitivo-conductual, ha demostrado ser una alternativa más eficaz y económica que los fármacos para el tratamiento de la ansiedad y de la depresión y, a diferencia del tratamiento farmacológico, no supone ningún riesgo para la salud y no presenta ningún efecto secundario adverso.

Además de reducir los síntomas de ansiedad y depresión y mantener estos cambios terapéuticos a largo plazo, el tratamiento psicológico proporciona otros beneficios en comparación con el tratamiento farmacológico, tales como una mayor adherencia al tratamiento, una disminución significativa del riesgo de recaídas y una elevada tasa de recuperación (es decir, a diferencia de los fármacos, no deja ninguna "patología residual"), evitando la cronificación del trastorno y disminuyendo, consiguientemente, el número de visitas al médico y los días de hospitalización.

De hecho, las principales guías de práctica clínica basadas en la evidencia científica, tanto internacionales como nacionales (como la del National Institute for Health and Clinical Excellence –NICE-), recomiendan la terapia cognitivo-conductual como el tratamiento de primera elección para el trastorno depresivo leve y moderado, el trastorno de angustia, el trastorno obsesivo-compulsivo, el trastorno de ansiedad generalizada y las fobias específicas.

Asimismo, el tratamiento psicológico es aconsejable por encima del farmacológico cuando el problema de salud mental que presenta el paciente está complicado por otras condiciones médicas, como abuso de alcohol o drogas, o problemas crónicos de salud física, así como en el caso de niños, adolescentes y mujeres embarazadas, debido al riesgo elevado para la salud que supone el consumo de psicofármacos en estos grupos de pacientes. Sólo en los casos severos se recomienda el uso de medicación, pero siempre en combinación con tratamiento cognitivo-conductual, e informando al paciente sobre los objetivos terapéuticos, la duración del tratamiento farmacológico, los posibles efectos secundarios y los riesgos que conlleva una interrupción brusca de la medicación.

Por todos estos motivos, numerosos organismos competentes en materia de salud -como la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Instituto Nacional para la Salud y la Excelencia Clínica del Reino Unido (NICE) o la Federación Mundial de la Salud Mental (WFMH)- señalan las ventajas económicas y psicosociales de la implementación de terapias psicológicas en los servicios de Atención Primaria, así como la necesidad de los ciudadanos de recibir otro tipo de atención sanitaria menos medicalizada, más humanizada y, sobre todo, más ajustada a sus necesidades.

Como ejemplo práctico, esta estrategia ya se ha puesto en marcha con éxito en el Reino Unido, que ha incorporado a más de 5.000 psicólogos en los servicios de Atención Primaria para ofrecer tratamiento psicológico basado en la evidencia y cubrir la demanda asistencial que requieren los problemas de ansiedad y depresión. Los informes y estudios publicados muestran el éxito de esta estrategia de actuación frente al abordaje farmacológico tradicional, así como la gran satisfacción manifestada por parte de los usuarios de los servicios de salud de ese país.

Sin embargo, a pesar del respaldo científico que avala la terapia cognitivo-conductual, en nuestro país, el modelo asistencial que impera en salud mental, excesivamente medicalizado y biologicista, así como el escaso número de profesionales de psicología en el sistema sanitario, impiden el acceso al mejor tratamiento posible para las personas afectadas de estos problemas.

En el marco del congreso sobre ansiedad y trastornos comórbidos mencionado anteriormente, los profesionales de la medicina manifestaron su inclinación a tratar estos problemas con unos fármacos de reciente aparición (denominados "duales"), otros nuevos antidepresivos e, incluso, anticonvulsivos, dado que la terapia psicológica es un artículo de "lujo" y que no parece que nuestro modelo sanitario siga el camino de incorporar, como recomiendan los organismos internacionales, más psicólogos en el sistema sanitario.

Esta insistencia en anclarse en un modelo de intervención -el farmacológico- que ha demostrado no ser el mejor tratamiento disponible, cuestiona gravemente la calidad asistencial que se ofrece a los ciudadanos. Las decisiones clínicas deberían ir encaminadas, no necesariamente hacia la medicalización, sino hacia la respuesta terapéutica que, sobre la base de la evidencia empírica, haya demostrado una mayor eficacia y eficiencia.


La tendencia a recetar fármacos de manera abusiva (a pesar de sus efectos secundarios, de su dudosa eficacia para el tratamiento de algunas dolencias y del elevado coste económico que suponen), tiene serias repercusiones que transcienden al ámbito personal o social. A este respecto, Infocop ha publicado recientemente una serie de artículos, en los que diferentes investigadores reflexionan sobre la verdadera eficacia de los antidepresivos, los efectos nocivos de la administración de psicofármacos a la largo plazo, la dudosa validez de la teoría que reduce la explicación de los trastornos mentales a simples desequilibrios bioquímicos y sobre los intereses económicos de la industria farmacéutica en perpetuar estos modelos de actuación en salud mental .

fuente:
http://www.infocop.es/view_article.asp?id=3854

domingo, 16 de noviembre de 2014

El programa de coaching online para mejorar la auto estima CONFIDENCE

El programa de coaching de vida, CONFIDENCE, te ayuda a desarrollar una mayor eficacia personal, lograr tus objetivos y sobre todo mejorar la imagen y valía que tienes de ti mismo.

Nuestra manera de pensar influye profundamente en nuestra manera de sentir y actuar. Por ello aprender a pensar de una manera diferente puede hacer que sintamos y actuemos de una manera distinta. Basados en los últimos métodos del modelo cognitivo-conductual, este programa de entrenamiento online te enseña a modificar poco a poco pensamientos, sentimientos y conductas que obstaculizan e impiden el desarrollo personal y sustituirlos por una actitud orientada a la resolución de los problemas y el logro de metas.

Te entrega herramientas para afrontar perturbaciones emocionalesdesarrollar la autoafirmaciónpracticar la comunicación eficienteafrontar la crítica de manera constructiva, y desarrollar un plan de cambio acorde a lo que para ti es importante.



El programa CONFIDENCE se estructura a partir de ocho módulos, cada uno compuesto por una sección de textos, otra de ejercicios y un acceso al formulario de bienestar.

Cada módulo está diseñado para ser trabajado a razón de una vez a la semana. No obstante, tienes acceso al programa durante 12 semanas y si necesitas más tiempo, puedes solicitar la extensión del programa.

En esta sección te entregaremos información relacionada con el tema a trabajar en cada módulo, en forma de textos.

Leer los textos te ayuda a entender qué es la baja autoestima y porqué permanece baja año tras año, cuáles son las conductas asociadas a la baja autoestima y cómo funcionan nuestros pensamientos y nuestros comportamientos.

Además trata sobre de temas como manejo de conflictos y cómo desarrollar una comunicación eficiente.


En cada sesión hay ejercicios que se deben realizar en casa para poner en práctica las técnicas que va enseñando el programa. El entrenamiento que supone la realización de estas tareas es clave para el éxito del tratamiento.


Aprenderás a definir tus metas y valores, identificar y analizar las diferentes partes de tu autoestima, abordar las conductas asociadas a la baja autoestima,aceptar los pensamientos y entrenar tu resistencia mental.

Además entrenarás a enfrentarte a tus reglas internas y cómo comunicar de forma efectiva y usar el mindfulness en tu día a día.


Cuestionario que indagará sobre una serie de factores y temas relacionados contu estado de bienestar, esta información podrá ser consultada de forma gráfica cada vez que lo desees.


Cuenta con el apoyo de un terapeuta con el que podrás comunicarte a través del programa.



Compromiso y dedicación, serán factores cruciales para el logro de los objetivos trazados en el programa.

miércoles, 6 de agosto de 2014

Un momento de Belleza




miércoles, 9 de julio de 2014

Estudio sobre estrés y agotamiento en población española

Un 84% de españoles sufre de estrés y un 62% declara estar agotado al final del día

La tendencia es ligeramente más alta entre las mujeres (87%) que entre los hombres (81%)

Un 84 por ciento de la población española sufre de estrés, una tendencia más alta entre las mujeres (87 por ciento) que entre los hombres (81 por ciento) y un 62 por ciento declara sentirse agotado al final del día, según un estudio sobre la percepción del estado de bienestar de la población.

El trabajo, en el que han participado más de 970 personas de entre 25 y 60 años y de todas las comunidades autónomas, alerta de que una de las consecuencias del estrés son las dificultades para conciliar el sueño, mayores entre las mujeres (68 por ciento) que entre los hombres (60 por ciento).

Además, el 15 por ciento de encuestados padece insomnio de forma habitual. Entre los efectos negativos de la falta de sueño en el estado de ánimo de los encuestados, el estudio destaca la mayor irritabilidad (44 por ciento) y la pereza (24 por ciento) y ojeras, un tono de piel apagado y mala calidad dérmica en el plano físico.

Como fuentes de este estrés, la encuesta menciona motivos laborales como la sobrecarga laboral (29 por ciento), no tener trabajo (28 por ciento) o temer perderlo (26 por ciento) y motivos económicos como no llegar a fin de mes (51 por ciento). También son fuente de estrés la pareja (21 por ciento), la enfermedad propia (42 por ciento) o la de un familiar (28 por ciento).

El trabajo señala que un 62 por ciento de los españoles afirma sentirse agotado al final del día, que es mayor en las mujeres (72 por ciento) y entre los más jóvenes (67 por ciento). Un nueve por ciento confiesa sentir cansancio ya desde por la mañana, una circunstancia que afecta a su concentración (33 por ciento) y productividad (32 por ciento).

Según la encuesta, esto lleva a un 53 por ciento de la población española a no salir de casa y al 25 por ciento a no disfrutar de tiempo de calidad con la familia. En este sentido, un 35 por ciento sugiere a los hijos ver la TV cuando se siente cansado y un 23 por ciento que se entretengan con un video-juego.

El estudio revela que para casi la mitad de españoles (43 por ciento), tener energía significa ser optimista, frente a quienes lo equiparan con sentirse alegre (22 por ciento).

Diferencias entre el norte y el sur de España

De acuerdo con los datos del estudio, dos de los factores que más potencian la vitalidad de los españoles son el buen tiempo (42 por ciento) o las relaciones sexuales (35 por ciento), aunque este dato difiere entre regiones.

Las del norte, de climatología más lluviosa, encuentran en el buen tiempo su primera fuente de vitalidad (51 por ciento). En cambio, en las del sur, de climatología más benigna, el aspecto que más potencia su energía son las relaciones sexuales (35 por ciento).

En todo el territorio, un 67 por ciento de encuestados confiesa tener "bajón" los días de lluvia y los lunes por mañana. El estudio también encuentra diferencias entre hombres y mujeres en cuanto a sexualidad y climatología: para los primeros, las relaciones sexuales son el aspecto más potenciador (45 por ciento). Para las segundas, en cambio, se trata del buen tiempo (52 por ciento), seguido de lejos por las relaciones sexuales (18 por ciento).

Otra fuente de vitalidad mencionada en el estudio es la compañía de la familia y amigos (69 por ciento), "echarse unas risas" (22 por ciento), marcharse de viaje (15 por ciento) o irse de compras (11 por ciento). De estos últimos, un 39 por ciento sale de compras porque se lo pasa bien, un 27 por ciento por darse un capricho, un 25 por ciento porque le ayuda a olvidar sus problemas y un 9 por ciento porque busca ir a la moda, según la encuesta.


Leer más: http://www.lavanguardia.com/salud/20140708/54410895144/espanoles-sufre-estres-declara-agotado-final-dia.html#ixzz36x82e1mM 

sábado, 24 de mayo de 2014

Diagnóstico ONLINE de los trastornos de ansiedad

¿Cómo sé que soy un adulto que padezco un trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad?

En aMIND, estamos elaborando una evaluación online, suscríbete al blog para estar al tanto de las novedades.

lunes, 19 de mayo de 2014

La depresión es una enfermedad seria

Lo primero de todo si tienes depresión es que busques ayuda profesional. Si estas pasando una depresión, es difícil salir  sin la ayuda de un profesional . Y lo que hay que pensar es que nuestro cerebro tambien se pone enfermo muchas veces , es como cualquier otra parte del cuerpo. 

La depresión es una enfermedad seria pero que se cura si te trata un profesional. Yo entiendo como te puedes sentir porque yo pasé por una y es un estado en el que parece que nada tiene solución, que todo es negro, que no hay salida ni motivación y que lo único que uno desea es dormir y no levantarse de la cama, pero debes entender que de esto se sale y un día te levantarás y dirás ya estoy bien, tengo ganas de hacer cosas , se acabó el pozo, pero para eso debes buscar ayuda profesional. Alguien que te medique pero que también te sepa escuchar. El cerebro también se pone enfermo como todos los órganos y por eso hay que ir al médico.

El ejercicio es verdad que ayuda mucho a descansar y también ayuda en las depresiones por el tema de las endorfinas El problema es que cuando pasas una depresión el resto del cuerpo no te suele responder. Tu estado de ánimo repercute en tu cuerpo, te sientes lento, cansado muy cansado y solo quieres estar tumbado sin hacer nada, solo te sientes bien durmiendo porque te evades de los pensamientos y así te van pasando los días todos iguales, no hay perspectivas buenas en el futuro, pero es mas por la depresión que por la realidad misma. 

Si no tuvieras la depresión por muy mal que te fueran las cosas tu mente encontraría algún acontecimiento futuro o expectativa que te haría salir adelante. Es lo que solemos hacer todos si no tenemos una depresión, tenemos algunos días malos en que nos sentimos mal pero al cabo de un dia o dos o tres ya volvemos a tener un buen estado de ánimo y el mismo cerebro aprende a consolarte buscándote algun aliciente, algo que te haga ilusión y te ayude a salir adelante. 

Con la depresión tienes la sensación de que estas en un "stand bye" de tu vida porque la vives pero solo estas encerrado en ti mismo y en tus pensamientos y pasan los días y no hay nada que haga que un dia no sea igual a otro ,simplemente porque tu te mantienes ensimismado siempre con los mismo pensamientos negativos. 

Y lo peor es que no consigues salir de ellos,y  cuando tenemos un pensamiento, permanece mucho tiempo de forma obsesiva. Necesitas un apoyo emocional y medicación por eso mismo porque de nada sirve y tu seguramente lo sabes que los demás, los que te rodean te digan ¡¡¡venga animaté, no te deprimas!!! Yosé que en una depresión esto no sirve de nada. Simplemente porque no es que tengas un dia "Blues" (que es como yo llamo a mis días tristes o meláncolicos) es que la depresión es una enfermedad que debe tratarse.

El ejercicio es verdad que ayuda mucho a descansar y también ayuda en las depresiones por el tema de las endorfinas El problema es que cuando pasas una depresión el resto del cuerpo no te suele responder. 

Tu estado de ánimo repercute en tu cuerpo, te sientes lento, cansado muy cansado y solo quieres estar tumbado sin hacer nada, solo te sientes bién durmiendo porque te evades de los pensamientos y asi te van pasando los dias todos iguales, no hay perspectivas buenas en el futuro, pero es mas por la depresión que por la realidad misma. 

Si no tuvieras la depresión por muy mal que te fueran las cosas tu mente encontraría algún acontecimiento futuro o expectativa que te haría salir adelante.Es lo que solemos hacer todos si no tenemos una depresión, tenemos algunos días malos en que nos sentimos mal pero al cabo de un día o dos o tres ya volvemos a tener un buen estado de ánimo y el mismo cerebro aprende a consolarte buscándote algún aliciente, algo que te haga ilusión y te ayude a salir adelante. 

Con la depresión tienes la sensación de que estas en un "stand bye" de tu vida porque la vives pero solo estas encerrado en ti mismo y en tus pensamientos y pasan los días y no hay nada que haga que un dia no sea igual a otro ,simplemente porque tu te mantienes ensimismado siempre con los mismo pensamientos negativos. 

Y lo peor es que no consigues salir de ellos,y mas gente como nosotros que cuando tenemos un pensamiento, permanece mucho tiempo de forma obsesiva. Necesitas un apoyo emocional y medicación por eso mismo porque de nada sirve y tu seguramente lo sabes que los demás, los que te rodean te digan ¡¡¡venga animate, no te deprimas!!! Yo sé que en una depresión esto no sirve de nada. Simplemente porque no es que tengas un dia "Blues" (que es como yo llamo a mis días tristes o melancólicos) es que la depresión es una enfermedad que debe tratarse.

miércoles, 14 de mayo de 2014

Creencias que nos limitan

CONTRATOS (FAMILIARES): CODIGOS QUE NOS IMPIDE SER LO QUE SOMOS

Son una especie de “códigos” que están situados en lo más profundo de nuestras mentes en forma de creencias y de todo tipo de inhibiciones que nos paralizan.

Cuenta Marianne Costa que en un momento de su vida escribió en un papel de pergamino: “soy una fracasada”. Después lo firmó con una gota de su sangre y lo enterró. En ese lugar plantó una bella flor y empezó a diseñar su realidad liberada de esa maldición. (Es un acto psicomágico, donde nos liberamos de esos códigos que recibimos de nuestra familia)


Un contrato es un acuerdo entre dos partes que se comprometen a dar algo y a recibir algo a cambio. Pero no todos los contratos están sobre papel, ni siquiera son verbalizados, ni tampoco todos están en el plano de la consciencia.

Más aún, como en el caso del nombre, hay contratos que aceptamos en desigualdad de condiciones porque se “sellan” en la más tierna infancia: el niño intuye que el incumplimiento implica no ser querido, lo que significa la muerte. Nuestro cerebro más primitivo nos dicta la orden de obedecer cuando la amenaza es ser expulsado del clan.

Estos contratos pueden afectar a nuestros cuatro egos:

Ejemplos de contratos intelectuales:

Muchas de las creencias que tenemos son contratos que mantenemos con nuestro árbol genealógico, ideas que se nos han transmitido desde nuestros bisabuelos y que no podemos cuestionar. (Debemos deshacernos de cualquier creencia que no sea bella y útil)

a) “Serás abogado, como los hombres de provecho de esta familia”
(En árboles donde el artista es considerado como un muerto de hambre, que en realidad no sabe hacer nada)

b) “En esta casa se habla cristiano”
(No me salgas con querer estudiar lenguas…sólo hay que hablar una lengua: la materna)

c) “Eres torpe como tu madre”
(Una profecía que actúa como una maldición que acaba cumpliéndose)

d) “En la vida debemos dejar las cosas igual que nos las hemos encontrado”
(Señal de que el árbol se ha estancado…)

e) “Un hijo nunca debe superar a un padre”
(Una locura absoluta que se conecta con la neurosis de fracaso)

Los contratos intelectuales son como las “ideas irracionales” que describe Albert Ellis, raíces de nuestras emociones perturbadas y comportamientos desajustados. La psicogenealogía conecta con su famosa y en muchos casos efectiva RET (Terapia Racional Emotiva), en el sentido que la familia configura un esquema de creencias tóxicas que nosotros adoptamos por lealtad a ella y que se mueven en cuatro ejes fundamentales:

*Si no tienes lo que necesitas, te mueres. (“Si mi novio me deja, me muero”)
La herencia tóxica es confundir la necesidad con el deseo. Si no tienes alimento, te mueres, pero si deseas a tu novio y no lo tienes, sigues viviendo…

*Esto es horrible (“Es horrible que tenga que cancelar mis vacaciones”)
Se juzga en exceso. No hay nada categóricamente malo o bueno. Hay hechos que nos causan más o menos dolor. Si ordenamos los hechos dolorosos de 0 a 10 y en el 10 ponemos la muerte de un ser querido, ¿cómo valoraremos cancelar una vacaciones?

*No lo soporto (“No soporto la soledad”)
Hay situaciones que matan, son insoportables. Creer que algo es el límite entre la vida y la muerte nos hace sentirnos agonizantes cada vez que eso sucede. Eso lleva a preferir un desastre de relación amorosa, la soledad está prohibida por el árbol, porque es acercarse a la muerte.

*Si sucede algo malo es que hay un culpable y tiene que ser condenado. La familia nos enseña a juzgar y buscar culpables en los que descargar la responsabilidad de lo que pase, o a culparnos a nosotros mismos. Los acontecimientos no son una confluencia de factores, nada tiene una única causa. Si nos sentimos culpables de algo, la mejor medicina es una fórmula con tres elementos: la aceptación, la reparación y el aprendizaje de lo sucedido para evitar en lo posible repetir el mismo error en el futuro.

Ejemplos de contratos emocionales:

Suelen venir en formato de inhibiciones emocionales. Muy asociados a los niveles de consciencia infantiles…

a) “No crezcas”
(Si se hace mayor un día abandonará a sus padres. Esta orden lo mantendrá con una edad emocional de 10 años para el resto de su vida)

b) “Aquí somos del Madrid”
(Desde el primer mes de vida el niño es socio del club. Cuando crece no tiene alternativa, si no le gusta el fútbol o no es madridista, será considerado un traidor o un enfermo)

c) “No seas tonto y no te hagas novia”
(Quédate con la madre…ella no te defraudará)

e) La pareja es para toda la vida
(Nadie se ha divorciado jamás, en nuestra familia todos somos muy católicos)

Los contratos emocionales nos atan con fuerza al pasado y fomentan las relaciones basadas en la dependencia emocional. Disolver estos contratos es abrir al fin la puerta a la libertad de amar con un nivel de consciencia superior.

Ejemplos de contratos libidinales:

Aquí están todas las inhibiciones creativas y sexuales
a) “El teatro-la pintura-la música, son una pérdida de tiempo”
(Es como decir que no debes dedicarte a cosas que no son de provecho…)

b) “Esta relación no te conviene”
(Podríamos preguntarnos: ¿a quién no le conviene en realidad?)

c) “Te casarás a los 25 años y a los 26 llegará la única hija”
Este podría ser un contrato inconsciente que se repite de generación en generación. Un proyecto que el árbol tiene para nosotros

d)”La mujer que expresa deseo sexual es una fulana”
(Si el sexo de la mujer es sólo un instrumento de procreación, se le prohíbe gozar con su energía libidinal y a la postre de la creación y de la vida).

La prohibición de la homosexualidad y de prácticas sexuales no existentes en el repertorio del árbol, también son contratos que al incumplirlos nos bloquean la libido o nos sentimos culpables y merecedores de castigos si “nos salimos del tiesto”.

Ejemplos de contratos materiales-corporales-económicos:

Las inhibiciones económicas. Es necesario que encontremos los elementos que permitan separarnos de la violencia, del miedo y de la culpabilidad…

a) “Eres idéntico a tu abuelo”
(Y con ello uno de los linajes toma posesión del hijo)

b) “No toques los botones que los romperás”
(Cuando no te dejan tocar nada es porque no tienes espacio)

c) “El dinero es el pecado”
(Si nos hacen creer que el dinero es sucio, nos generará mucha culpabilidad ganarlo)

d) “El que arriesga pierde”, “Más vale pájaro en mano que ciento volando”, “Más vale malo conocido que bueno por conocer”…

(Salir del territorio es una deslealtad imperdonable y tenemos un miedo ancestral a no volver a ser admitidos en el clan).

Todo esto insta a acomodarse con una pareja que ya no aporta nada, un trabajo insatisfactorio, una casa que no es un hogar y también a una ciudad, un banco, un grupo de amigos etc. Instalados en un territorio para siempre, porque nos han enseñado que arriesgarse es perderlo todo, en lugar de impulsarnos a seguir nuestros deseos como sabio camino de transformación.

Los contratos se cumplen por lealtad, pero también por temor a las consecuencias. Digamos que hay un miedo a ser castigados, a que se cumplan esas predicciones (maldiciones): “Si te divorcias, te mirarán mal”, “si te haces artista, vivirás en la pobreza”. Un acto psicomágico para sanar este tipo de miedo al incumplimiento a lo que los padres ordenaron, consistiría en realizar metafóricamente la predicción, escenificándola delante de ellos.


Alejandro Jodorowsky nos dice en sus 10 recetas para ser feliz, “no hay alivio mas grande que comenzar a ser lo que en realidad somos. Desde la infancia nos imponen destinos ajenos. Es conveniente recordar que no estamos en el mundo para realizar los sueños de nuestros padres, sino los propios.

fuente: