miércoles, 12 de marzo de 2014

Actitudes fundamentales del mindfulness:

En el número de marzo de 2013 de la Revista Mente y Cerebro, con un monográfico dedicado a “las huellas del estrés”, se publica un artículo sobre la meditación de consciencia plena o meditación mindfulness.  Es un artículo elaborado por Christophe André (psiquiatra en el Hospital Santa Ana de París y profesor de la Universidad de París Oeste) que presenta de forma acertada una visión resumida pero bastante completa del mindfulness. Incluyo a continuación los aspectos más relevantes de dicho artículo:


Definición del mindfulness:

Es la calidad de la consciencia que emerge cuando concentramos la mente de forma deliberada en el momento actual. Se dirige la atención a la experiencia que se vive y se sufre, sin filtro alguno (se acepta tal y como es), sin formular juicio (bueno o malo, deseable o no), sin esperar nada concreto.

Actitudes fundamentales del mindfulness:

Apertura máxima del campo de la atención, enfocándolo al conjunto de experiencias personales del instante.

Desprenderse de las tendencias a juzgar, controlar u orientar esa experiencia del momento presente.

Consciencia no elaborada, que no pretende analizar ni expresar en palabras, sino más bien observar y experimentar.

La actitud para una consciencia plena es un modelo de funcionamiento mental que puede cultivarse.

Lo que no es la meditación mindfulness:

Suele pensarse que la meditación consiste en una reflexión profunda e inteligente sobre un tema metafísico como la vida, la muerte el caos:  En realidad, en la meditación, la atención no se fija en la reflexión intelectual o en la elaboración conceptual, sino en la experiencia no verbal, corporal o sensorial.

También se piensa que consiste en hacer vacío mental: En realidad, no se trata de una ausencia de pensamientos sino de una ausencia de implicación en tales pensamientos (no dejarse arrastrar por ellos, observarlos).

Se suele asociar con un proceso religioso o espiritual: En la meditación de consciencia plena se busca, ante todo, desarrollar y ejercer a diario un instrumento de regulación atencional y emocional, más allá de toda creencia.
Se suele comparar con la relajación:  En realidad, a través de la meditación mindfulness no se busca alcanzar un estado de descanso o calma particular. Se persigue intensificar la consciencia…., observar la naturaleza de las emociones, su efecto en el cuerpo y los comportamientos que provoca.
Eficacia y mecanismo de funcionamiento del mindfulness:

Hoy en día se disponen de varios estudios científicos que demuestran la validez de la meditación mindfulness para el tratamiento de transtornos físicos o mentales. Tales investigaciones cubren dominios variados: situaciones de estrés, cardiopatías, dolores crónicos, transtornos dermatológicos, etc…

El mecanismo de funcionamiento del mindfulness sobre la salud operaría a dos niveles: cognitivo y emocional. Por una parte, la regulación cognitiva permite que los sujetos entrenados identifiquen mejor el inicio de pensamientos negativos, con lo que evitan que degeneren en ciclos de reflexión prolongados. Por otro lado, el ejercicio regular de la consciencia plena favorece la regulación emocional, ya que aumenta las capacidades de aceptación, rechazo y  modulación de las emociones dolorosas.

Las bases neurológicas:

La meditación ejerce un efecto sobre el funcionamiento del cerebro. Logra una activación cerebral más intensa de las zonas paralímbicas, asociadas al sistema nervioso autónomo (automático y no voluntario) y a la interocepción (percepción de las sensaciones corporales). También activa más las zonas frontoparietales y frontolímbicas vinculadas con las capacidades atencionales.

El ejercicio de la consciencia plena lleva consigo una mejora de la modulación emocional por vías neuronales que empiezan a cartografiarse….La práctica meditativa regular induce modificaciones favorables de la actividad eléctrica del cerebro. Mediante encefalografía, Antoine Lutz, de la Universidad de Madison, comprobó que con la meditación aumentaban los ritmos gamma (asociados a los procesos atencionales y conscientes) en la corteza prefrontal izquierda, una zona asociada con emociones positivas….

Se trataría de una modificación de la anatomía cerebral. Es decir, de una manifestación de neuroplasticidad……Los individuos con facilidad para la consciencia plena presentan también una actividad menor de la amígdala cerebral, zona desde la que emergen sobre todos los mensajes de alerta emocional y que se halla anormalmente activa en estados de ansiedad o depresión. En este sentido, Berghmans ha averiguado que, sometidos a estímulos con una connotación emocional, los sujetos por naturaleza propensos a la conciencia plena muestran una menor reactividad de la amígdala cerebral derecha, a menudo asociada a las emociones desagradables. La consciencia plena parece, pues, ir acompañada de una tendencia menor a concentrarse en uno mismo, así como de una mejor estabilidad emocional.


¿A qué se debe tamaño éxito del mindfulness? Tal vez porque responde a necesidades fundamentales: la introspección, la tranquilidad, la lentitud, la continuidad. Son oportunidades de las que nuestras condiciones de vida tienden a privarnos al tiempo que nos acosan con llamadas, interrupciones y agitaciones de cualquier tipo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario