miércoles, 12 de marzo de 2014

Ingredientes y componentes de la terapia cognitivo conductal del PÁNICO

Los ataques de pánico son, por así decirlo, la versión máxima de la ansiedad. Suceden cuando los niveles de ansiedad alcanzan el punto más alto y nuestro sistema nervioso tiene que responder a las señales. 

Pero como todos los trastornos de ansiedad, el trastorno de pánico se puede superar y la técnica más aceptada es la Terapia Cognitivo Conductual (TCC), pues tiene los niveles de éxito más altos, siendo efectiva en aproximadamente un 80% de los pacientes y en general, sus resultados se mantienen a largo plazo.

Existen  al menos cuatro técnicas que se deben usar con pacientes que padecen ataques de pánico, las cuales son:

1.Intervenciones cognitivas: Los ataques de pánico no son peligrosos

Una de las causas más importantes de ataques de pánico es el miedo mismo a tener un ataque de pánico. Por ello, es clave que pierdas el miedo a los ataques de pánico y sepas como reaccionar cuando tienes uno. 

Es importante crear consciencia de que dichos ataques no representan ningún peligro y que son una reacción que está sucediendo en el momento y lugar inapropiados, pero que el cuerpo la desencadena por su cuenta y puedes perfectamente tolerarla. 

Muchas veces recomiendan realizarse exámenes para evaluar la salud (electrocardiogramas por ejemplo) y descartar que se trate de otro padecimiento, esto es bueno, porque puede ayudar a tranquilizarte y a enfocarte en bajar los niveles de ansiedad.

Si bien los ataques de pánico pueden ser muy incómodos y sus síntomas pueden causar mucho miedo (en especial los respiratorios y las palpitaciones), son perfectamente tolerables una vez que contamos con las herramientas.

2. Exposición en vivo

Es natural en personas con este trastorno asocien ciertas situaciones, lugares, objetos e incluso personas con sus ataques de pánico y esto los lleva a evadir y evitar enfrentarse a los mismos. Sin embargo, este es un comportamiento contraproducente que lleva a sentir más temor y a la vez hace que te sientas  más aislado y limitado dentro de tu propia vida.

Por esta razón, los terapeutas recomiendan la exposición en vivo como uno de los tratamientos más efectivos para superar el trastorno de pánico a largo plazo, pues la intención de la misma es enfrentar lo que tememos o lo que creemos nos va a causar un ataque de pánico hasta lograr que nos habituemos a ello, es decir, hasta que nos sea natural. 

En este sentido es importante destacar que la exposición debe ser frecuente y gradual, una exposición en vivo mal llevada puede ser más bien dañina, por ello es siempre mejor hacerla con calma y consultar todas nuestras dudas con un profesional en salud.

3. Evitar conductas de seguridad

Muchos recurren a estas conductas para evitar, escapar o reducir sus síntomas de pánico. 

Sin embargo deben abstenerse de realizarlas durante los ejercicios de exposición. 

Éstas incluyen distracción, llevar medicamentos contra la ansiedad, permanecer cerca de casa y viajar con un acompañante familiar. Los famosos amuletos entran también en esta sección. Es conveniente librarnos de estas “estructuras de control”, que lo que hacen es mantener y prolongar el ciclo de ansiedad.

4. Psicoterapia General

Las personas  con pánico casi siempre tienen otros problemas psicológicos que aumentan su nivel de estrés y susceptibilidad a los ataques de pánico. 

Es importante evaluar el cuadro general de cada persona y tomar en cuenta todos los factores posibles. Raramente la ansiedad se encuentra de manera aislada, es muy común, por ejemplo, que muchas personas padezcan depresión o problemas de autoestima, ligados a su trastorno de ansiedad.


Exposición Interoceptiva, un tratamiento efectivo para el pánico y la ansiedad

Exposición interoceptiva es una técnica específica que se puede utilizar durante la terapia de exposición para ciertos trastornos de ansiedad, especialmente el trastorno de pánico y trastorno de estrés postraumático, así como de otros trastornos asociados con niveles elevados de ansiedad. 

Al igual que la exposición tradicional, es un tratamiento basado en la Terapia Cognitivo Conductual.

La idea principal de la exposición interoceptiva es realizar ejercicios que provoquen las sensaciones físicas de un ataque de pánico, como palpitaciones, hiperventilación y tensión muscular, combinadas con una exposición en vivo a la situación u objeto temidos.

A través de la exposición interoceptiva, los pacientes aprenden que las sensaciones físicas pueden ser incómodas, pero no son peligrosas y mucho menos conducen a  las consecuencias temidas (la muerte, perder el control, volverse loco). 

Como toda terapia de exposición, se desea que los pacientes logren habituarse a la ansiedad que rodea a estas sensaciones y les pierdan el temor. 

La meta es que al inducir estas sensaciones, los pacientes dejen de temerlas y tengan mayor control sobre las mismas. Además aprendes técnicas para devolver el balance a tu organismo que se encuentra alterado.

Es efectivo para desensibilizar, sin embargo, no todos  lo pueden tolerar bienl. Es útil que  hagas una serie de ejercicios que provocan esas sensaciones, todo dentro de un ambiente seguro y controlado.

Algunos de los ejercicios en este tratamiento apuntan a provocar reacciones cardiovasculares, respiratorias o vestibulares (de equilibrio), dependiendo de los síntomas, temores y necesidades particulares del paciente. Los ejercicios más comunes utilizados en la exposición interoceptiva son:

-Respirar por una bombilla

-Provocar hiperventilación.

-Hacer ejercicio (aeróbicos, spinning, correr, subir escaleras).

-Consumir cafeína.

-Ir a un sauna.

-Contener la respiración.

-Ir a lugares cerrados.

Una vez que se provocan los síntomas de manera cuidadosa, se procede al control de los mismos con técnicas como la respiración lenta hasta que se asientan.  

Se ha encontrado que este tipo de terapia es efectiva para reducir el miedo a ciertos síntomas corporales asociados con la ansiedad, así como aumentar la tolerancia a los mismos, eliminando, por ejemplo, los pensamientos catastróficos que surgen cuando los sientes  palpitaciones fuertes. 

Aunque estas terapias no son recomendables para todos, sí sabe que mediante la combinación de la exposición interoceptiva con la terapia de exposición tradicional , efectivamente, vas perdiendo el temor a los síntomas corporales y por ende a los ataques de pánico.

La efectividad para tratar ataques de pánico se basa en el hecho de que una de las principales causas de los ataques de pánico es el temor a sufrir uno. En ese sentido, entre más intentamos evitar las situaciones que nos causan temor o intentamos controlar nuestro entorno, el temor, como una bola de nieve, se va haciendo más grande.

No hay comentarios:

Publicar un comentario