domingo, 20 de abril de 2014


El pasado es sólo recuerdo y el futuro depende de tu presente. 

Lo que somos ahora es el resultado de lo que fuimos antes. Lo que seremos en el futuro, será el resultado de lo que somos ahora. 

Por tanto, debemos tratar de mantener la mente en el presente, aquí y ahora, porque es lo verdaderamente real. Imagina que vas por la calle, absorto en pensamientos sobre el pasado o sobre el futuro y a tu paso aparece una gran bolsa llena de billetes de 500 euros. 

Es la solución a tus problemas pero pasarás de largo porque no la verás. Ni estas allí, ni estas aquí.

miércoles, 16 de abril de 2014

Terapia Cognitivo-Conductual: de Pavlov al Mindfulness

Los  pilares básicos de la Terapia Cognitivo-Conductual:  aprendizaje clásico, aprendizaje operante, aprendizaje social, aprendizaje cognitivo y el mindfulness.

La Terapia Cognitivo-Conductual posee varios pilares teóricos básicos. El primero de ellos, surge  a partir de las investigaciones del fisiólogo ruso Ivan Pavlov, quien descubre un proceso básico de aprendizaje que luego llamaría Condicionamiento Clásico, un proceso por el cual los organismos aprenden relaciones predictivas entre estímulos del ambiente. En el experimento típico de Pavlov, un perro aprendía a salivar ante el sonido de un metrónomo cuando éste había sido presentado sucesivas veces antes de la administración de comida. De esta manera, el sonido juega el papel de una señal que anticipa la aparición de un fenómeno relevante para la vida del organismo, el cual responde en consecuencia.
Sobre los trabajos de Pavlov es que se inspira uno de los autores más conocidos y más asociados con la Terapia Cognitivo-Conductual, justamente, John B. Watson, quien aplicando los principios del condicionamiento clásico para remitir la fobia de un niño.
Hacia el año 1930, las investigaciones de F. B. Skinner plantean la existencia de otro tipo de aprendizaje, el Condicionamiento Instrumental u Operante, proceso por el cual los comportamientos se adquieren, mantienen o extinguen en función de las consecuencias que le siguen. 
Hacia la década de 1960 los trabajos encabezados por Albert Bandura comienzan a conformar un nuevo conjunto de hipótesis, cuyo énfasis recae en el papel que la imitación juega en el aprendizaje. 
En las investigaciones llevadas a cabo se afirma que el aprendizaje no sólo se produce por medio de la experiencia directa y personal sino que, fundamentalmente en los seres humanos, la observación de otras personas así como la información recibida por medio de símbolos verbales o visuales constituyen variables críticas.
Aaron Beck y Albert Ellis hacen hincapié en las influencias que el pensamiento ejerce sobre las emociones, el pensamiento de un individuo refleja su sistema de interpretación del mundo, vale decir, un conjunto de creencias, supuestos y reglas subyacentes que por lo general no son plenamente conocidas por las personas.
Una último pilar de la Terapia Cognitivo-Conductua es el  Mindfulness ,o  "atención plena" o "consciencia plena". 
Con las prácticas meditativas  se abordan los fenómenos mentales y sensoriales reconociéndolos, aceptándolos, sin realizar esfuerzos por modificarlos, con actitud de curiosidad, sin juzgar y recepción cordial de los hechos tal cual son. Se trata de una psicoterapia de aceptación, basada en el momento presente, orientada a tolerar el dolor y no a modificarlo. 
Es un aprendizaje orientado a nueva manera de afrontamiento y de ser ante los sucesos vitales, los otros y ante nosotros mismos. Como dice el refrán "Todo es según el color del cristal con que se mira", y de lo que se trata es de poder con la práctica de mindfulness llegar a ver el color del cristal.
Estos son, en breve, los pilares básicos de la Terapia Cognitivo-Conductual: aprendizaje clásico, aprendizaje operante, aprendizaje social, aprendizaje cognitivo y el mindfulness. De ellos se han desprendido múltiples líneas de investigación. 

En efecto, a fin de explicar la complejidad del comportamiento humano es preciso poner en conjunción no sólo los principios derivados de los paradigmas mencionados, sino considerar otros desarrollos de la investigación contemporánea que no se oponen ni excluyen a los aspectos aquí tratados.

La intervención terapéutica en Terapia Cognitivo-Conductual se estructura en tres pasos. 

El primero contempla la evaluación cuidadosa del caso, se refiere al momento de formular hipótesis explicativas acerca de los problemas que trae la persona y trazar los objetivos del tratamiento. 

Esas hipótesis conducen a la segunda fase, la intervención propiamente dicha, vale decir, el empleo de técnicas terapéuticas orientadas al logro de los objetivos planteados. 

Finalmente, la tercera fase, el seguimiento, consiste en la evaluación de la aplicación de programa terapéutico y la realización de los ajustes necesarios para el mantenimiento de los cambios.

Los índices de eficacia de la Terapia Cognitivo-Conductual para algunos grupos de síndromes, como los trastornos de ansiedad, rondan el 90 % de casos recuperados o muy mejorados en estudios de seguimiento a más de dos años.
El ámbito de la salud, en general y de las ciencias del comportamiento en particular, se están  desarrollado intervenciones con una indudable influencia de las tradiciones meditativas orientales. 
El avance de la investigación científica en la salud psicológica llevó a descubrir en las prácticas orientales grandes ventajas terapéuticas, estas prácticas  que tienen su fundamentos en la antigua tradición budista, están siendo integradas al acervo de las ya contrastadas teorías del aprendizaje.

martes, 1 de abril de 2014

AmindTerapia, en Le Rouge, Barcelona


El méfcoles 19 de marzo fuimos invitados en Le Rouge 19:30, a hablar de emprendimiento y contamos nuestra experincia , Amind Terapia, ofrece terapia cognitivo-conductual computarizada, basada en evidencia, para que las personas individualmente y con asesoría psicológica trabajen en línea diversos problemas relacionados con el estrés, la ansiedad y la autoestima.